Víctor Hugo Peña Black

4 de marzo de 1978 - 27 de marzo de 2020
Guayaquil, Ecuador

Por: Tatiana Oviedo

(Uruguay, 1997)

Víctor no concebía un mundo sin periodismo.

Aunque fue hijo de la vieja escuela del lápiz y del papel, esto no impidió que se abriera a los nuevos caminos de la profesión.

Bonachón y divertido. Así lo describen sus amigos. Un amante de la comida y con una pasión innata por los deportes. Comenzó haciendo coberturas de fútbol hasta que una nueva oportunidad tocó su puerta: hacerle paso a la radio y la televisión con la producción y coordinación de noticias en Ecuavisa, una cadena de TV de Guayaquil. Apareció el miedo y le surgieron dudas, pero a río revuelto, ganancia de pescadores, dice el dicho, y él lo sabía. Víctor debía estar al frente del cañón en todo nivel.

Era un amante de la comida. “¡Ya huele!” solía decir a modo de anticipo como quien escucha el gallo por la mañana anunciando la llegada de un lindo amanecer. No faltaba nunca una cerveza y, contrario al estereotipo “fiestero” de los costeños, sus reuniones entre amigos no las musicalizaba con salsa o merengue. Él prefería Joaquín Sabina y era moneda corriente de todas las noches la canción Y sin embargo.

Como productor no tenía la respuesta a todos los problemas, pero siempre estaba dispuesto a ofrecer ideas para solucionarlos. “Los jefes de relaciones públicas deben estar extrañándolo porque, por lo general, los coordinadores son muy parcos para tratar. Víctor no era así”, cuenta Stalin, amigo y colega de aventuras. Lideraba sin descuidar nunca a su equipo. Sin embargo, nadie estaba preparado para el caos que llegaría en marzo a Guayaquil.

La sospecha de sus amigos es que se contagió luego de que su equipo entrevistara a una persona portadora del virus.

Él no lo sabía, claro. Pero ese era su lugar, su pasión. Al frente en todo momento.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Este perfil fue construido con los testimonios de Stalin Briones, amigo y colega, y Santiago Guachamín, concuñado y amigo.

Libro de firmas
Si deseas compartir un recuerdo, aquí puedes hacerlo: